Señoras y señores, damas y caballeros, ladies and gentleman, bienvenidos al mayor espectáculo del mundo. ¿Que de qué hablo? Pues de la publicidad. Aunque, en concreto, de lo que llamamos, actualmente porque hace unos años ese concepto aún no existía, Street Marketing.

Para los que no conozcáis esta técnica publicitaria os dejo aquí una breve descripción: publicidad en la calle.

Si crees que la explicación me ha quedado un poco escueta, sigue estas líneas, si no, puedes pasar al siguiente párrafo. Street Marketing es aquella técnica publicitaria que no utiliza un medio convencional o el propio punto de venta para llegar a los potenciales consumidores, sino que es llevada a cabo en la calle, normalmente transformando los elementos del entorno, con la intención de que haya una bidireccionalidad por parte de quien la presencie y que genere algún tipo de emoción.

Los curiosos deben saber que el primer anuncio que se hizo en la calle si mi profesor no nos tomó el pelo fue en un baldosín. En este sólo había la huella de un pie izquierdo, una casa y un tacón. ¿Qué quería decir esto? Que fueras hacia la izquierda, que allí había una casa donde podías encontrar compañía femenina.

Gracias a la evolución, que en ocasiones como esta ha ido a mejor, la publicidad cada vez es más creativa e innovadora y nos sorprende con cosas como estas:

¿Que tenemos el paso de cebra sucio? Pues Don Limpio te lo deja como nuevo:

1

¿Qué nos hemos equivocado? Pues nada, un poquito de Tippex por aquí y otro poquito por allí:

2

Luego está la opción de McDonald’s.

3

Un concurso de Crunchy donde te podía tocar un coche; una lona con la imagen de un perro que Frontline instaló con la intención de que cuando pasara la gente, desde arriba parecieran pulguitas, garrapatitas, o cualquier otro asquerosito bichito; un cacharro que parece ser una Canon en mitad de la calle; o un señor que congela el monte al mascar Orbit.

4

5

6

7

Mira si es mini el Mini Cooper que te lo traen en caja y la puedes tirar donde quieras. Esta es una de esas ideas que me revienta molesta un poquito que no haya sido mía.

8

A mí las posibilidades de los mupis me dejan anonadada:

VAPORUB

9

WONDERBRA

10

Hay otras ideas que, otra cosa no, pero originales son un rato:

REEBOK

11

DULCOLAX (Esta me revienta a niveles insospechados, pero no lo digáis)

12

Algunos van más allá, productos de cabello que hacen que los mupis de los metros cobren vida y se muevan con el aire que crea la llegada del primer vagón.

La Fundación Anar contra el maltrato infantil y Grey España nos dan una lección de publicidad con esta campaña y consigue llegar directamente al target que necesita saber la información que se transmite.

Carlsberg y los cobardes que devolvieron la entrada antes de atreverse a sentarse ahí en medio:

Campañas de las que te acuerdas el resto del día…

Y, por supuesto, no podía faltar algo de Coca Cola.

Ahora sí, señoras y señores, damas y caballeros, ladies and gentleman, bienvenidos al mayor espectáculo del mundo: el Street Marketing. “El mundo está lleno de trucos, todos participamos” decían en Agua para elefantes. Justo el objetivo de esta técnica: que el espectador forme parte del espectáculo.

Os animo a seguir cotilleando por el mundo del Street Marketing, porque el show acaba de comenzar.

No Hay Más Artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR