[Advertimos que el contenido de este artículo puede herir la sensibilidad de algunos machirulos debido al material feminista que se haya expuesto. Por favor, guarden su virilidad y ábranse al camino de la igualdad. Si no, ¡hasta nunqui!]

Ni mujeres objeto ni presas, así se define Lonely con su nueva colección de lencería. Desde los comienzos de la publicidad nos hemos acostumbrado a ver mujeres retocadas hasta inimaginables límites para conseguir el canon de belleza. Ahora, la firma neozelandesa se propone desafiarlo y mostrar lo fácil y sencillo que es crear publicidad honesta con la realidad de las mujeres y, como no, era necesario aportar al menos un poco de difusión desde Briefland para colaborar en LA incesante lucha.

anigif_enhanced-1481-1410394650-1

Para conseguir una influencia real, Lonely ha seguido la más común pero efectiva estrategia: escoger caras conocidas para su campaña, en este caso, a las actrices Lena Dunham y Jemima Kirke. Conocidas por su papel en Girls, esa gran serie de HBO dirigida y creada por la primera y que ha supuesto un paso adelante del feminismo en lo audiovisual y en el mundo, han posado para la marca con el fin de ayudar a eliminar los estereotipos y buscar la belleza en lo natural y lo variado de la feminidad.

lonely girls right

La nueva sesión de fotos, carente de Photoshop, corresponde a la iniciativa #LonelyGirlsProject y llevada a cabo por la fotógrafa Zara Mirkin. El objetivo es mostrar a mujeres inspiradores en los lugares donde más cómodas se sienten, que no lo digo yo hombre blanco sino la propia firma. El color, la naturalidad en relación con la naturaleza y el intento -bastante conseguido- por eliminar clichés plagan esta campaña de un feminismo muy poco nada visto en publicidad y que suele ser fagocitado por ella.

Además, la sesión cuenta con diferentes modelos que representan los diferentes rasgos de las mujeres actuales, las bellezas variadas. Más fotos en su Instagram.

Por si fuera poco, Lonely ha puesto todas sus cartas sobre la mesa y ha arriesgado en su desafío a las redes sociales, en concreto Instagram, subiendo una de sus fotos en las que Jemima viste un sujetador con trasparencias que deja ver su pezón. Un acto de valentía ante la censura de Internet que demuestra el compromiso de la marca y parece dar esperanzas a un nuevo camino del feminismo real en la publicidad.

Por todo esto y más de lo que hay que hablar en igualdad de sexos, desde Briefland lanzamos un llamamiento a la eliminación de cualquier tipo de estereotipo, de cualquier tipo de Photoshop y de cualquier inseguridad que afecte a las mujeres. NATURALIDAD Y VARIEDAD, y el que diga lo contrario…lena dunham

No Hay Más Artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR