¿Os acordáis de aquellos tiempos en los que las marcas eran simples empresas súper inaccesibles? Yo tampoco. ¡Pues las cosas han cambiado! Ahora, se preocupan más por sus consumidores, su comunidad de fans y sus seguidores en redes sociales.

Y no sólo eso. Además, ofrecen, regalan, halagan y entretienen. Son algo así como una especie de salva-vidas, de amigo virtual o incluso de consultor ante cualquier problema. Algunas, incluso, colaboran contigo para ayudarte a emprender, a convertir tus sueños en realidad y echarte una mano en un apasionante proyecto. Ha llegado la era de las Marcas-Mecenas y, para situaros en ese curioso mundo de colaboración entre una marca y un artista, os presentamos la historia del escritor madrileño Juan Arcones.

Juan Arcones (1986, Madrid) ha publicado cuatro libros y ha trabajado en teatro, cortometrajes y publicidad, pero es con su última novela Basoréxico con la que ha estrechado colaboraciones con diferentes marcas, que no han querido perder la oportunidad de ‘participar’ en la redacción y publicación de su historia. “Quiero acercar la literatura, el mundo del libro, y darle una nueva perspectiva. La gente ama sentirse parte de algo”, nos explica Arcones. El escritor huye del proceso típico de publicar libro, incitar a comprar, firmar y buscar una nueva novela… Quiere abrir el corazón de sus historias al mundo. Incluidas a las marcas.

Entre otras firmas, algunos hoteles han colaborado con Arcones. “La historia del libro transcurre en Madrid y, más concretamente, en Malasaña. Es un personaje más. Hablé con hoteles y apartamentos del barrio comentándoles el proyecto y proponiéndoles escribir en sus habitaciones. Escritura inmersiva. Los hoteles Abalú y Mola Hostel quisieron participar. Varios más me escribieron pero ya era demasiado. A cambio de su habitación, ellos tenían presencia en mis instastories, mis fotos y mis instalives“, relata el escritor madrileño. Desde luego, es una buena táctica a seguir por las marcas.

Arcones sabe que el proceso que él ha seguido es “difícil de ver”. No es que las marcas hoteleras sean protagonistas de su historia, sino que le han acercado a la realidad del ambiente donde se desarrolla la novela (el barrio de Malasaña).

¡Pero ojo-cuidao! Arcones da un paso más allá y no sólo ha tenido contacto con hoteles. “He colaborado con Spotify que me ayudaron para elaborar la playlist colaborativa del libro (cada uno podía añadir una canción que quisiera, que le pegara a la historia, a mi proceso o porque sí). También con Ölend que me regalaron uno de sus modelos de mochila para poder llevar el ordenador a todos los sitios donde escribía. El Corte Inglés participó en el concurso para diseñar la cubierta del libro, otorgando al ganador 200 euros. Fujifilm está participando ahora en la nueva fase del proyecto: hago fotos de sitios que aparecen en la novela (o en los que he escrito alguna parte de la historia) y meteré 1 en cada una de las 200 primeras copias del libro. Si te aparece, digamos, la foto del Lolina Bar, en la calle Espíritu Santo, puedes ir a ese bar con la foto y te invitan a un café y un trozo de tarta”, celebra Arcones. ¿Conocíais algún caso en el que las marcas hayan ayudado tanto en un proyecto?

Es cierto que con su nueva novela Basoréxico Arcones ha roto ‘esquemas’, pero en sus anteriores publicaciones ya había atado colaboraciones con marcas. “Siempre he visto la parte positiva de mezclar marcas, seguidores y cultura. En mi primera novela, no solo fue libro, si no que también hicimos exposición (con la participación de Alahmbra y Lindt) y obra de teatro, patrocinada por Coca-Cola y con la colaboración de Primark. La gente tiene mucho reparo en esas cosas… pero la forma de mostrar nuestras creaciones ha cambiado drásticamente. Hay que saber aprovecharlo y no por ello tu obra va a ser de menor calidad”, subraya el escritor de Madrid.

Y como toda ‘marca’, la ‘marca personal’ de Juan Arcones también tiene valores. El escritor puntualiza que “creo que soy una marca muy cercana, que muestro lo que hago y lo que soy, y a quien le guste bien, y a quien no, también. No trato de aparentar cosas que no soy, creo que sería una mezcla entre una marca de estas pequeñitas de ropa hecha a mano, que tienen mucho trabajo duro detrás y al final un resultado la mar de mono; y una marca tipo Apple, tratando de innovar continuamente (no me gusta quedarme parado), y con gusto por los detalles”. Buena mezcla… ¿Verdad?

Los seguidores también son una parte fundamental para el escritor a la hora de crear sus historias. Playlists, redes sociales, concursos para diseñar la cubierta del libro, debates sobre los capítulos… Todo un ejercicio de engagement.

Deseamos a Juan toda la suerte del mundo con su nueva novela y con todos los proyectos que vendrán. ¡Bravo por él y por las marcas colaborativas!

 

 

No Hay Más Artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR