Todos. Y cuando digo todos es TODOS. En alguna ocasión, aquellos que trabajamos en publicidad o comunicación, hemos visto como todos nuestros sueños saltaban por los aires y nuestra sensibilidad creativa se hacía añicos. A veces, por falta de tiempo para estrujarnos el seso. Otras muchas porque lo que proponíamos, que en nuestra cabeza se atisbaba como rompedor, finalmente no agradaba al cliente.

No te preocupes, no estás solo. Y ese comentario negativo que como una bala te ha atravesado después de invertir horas, esfuerzo y pasión en crear una idea o un concepto, no tendrá un efecto duradero. Pronto lo olvidarás. ¡Que no te condicione! Tú vales mucho más que eso.

Por ello, desde Briefland te proponemos una serie de consejos o tips para que adoptes en tu día a día, en el largo pero sorprendente camino que te depara si quieres seguir formando parte de esta bella profesión. Tu autoestima es importante. No dejes que nadie la destruya.

1.- Un día es un día

Los malos días existen, eso es así. Pero, cuando menos te lo esperas, los nubarrones se disipan y el sol vuelve a latir. Lo mismo pasa con tu trabajo. Lo que hoy parece negro y lleno de fallos o aspectos a pulir, mañana dará pie a algo de lo que te sentirás más que orgulloso.

2.- Clava en tus sienes el verbo APRENDER

Nadie nace sabiendo y nadie deja este mundo almacenando las respuestas que resuelven todas y cada una de las cuestiones que vertebran este cada vez más confuso mundo en el que vivimos. Empápate de nuevos conocimientos y sumérgete en el maravilloso arte de escuchar, leer, viajar, conocer gente nueva… Ello te armará con nuevas herramientas creativas.

3.- Rodéate de los mejores

La mejor forma de conseguir lo anterior es manteniendo relación y contacto con todos aquellos a los que admiras y por los que sientes un profundo respeto. No importa que otros no vean en ellos lo que ves tú. Si han despertado tu atención, por algo será.

4.- El miedo, mejor en casa

Ponte lo que quieras, pero mejor deja en casa el miedo. Es una prenda que se disfraza de abrigo calentito pero en realidad tapa menos que un cinturón. No sirve para nada y no hará más que minar tu creatividad. Eres capaz de conseguir todo lo que te propongas.

5.- La subjetividad campa a sus anchas

Esto es así. Lo que tu amas, otro lo despreciará. Y lo que tú encuentras soso para otros representará la Panacea. Las subjetividad es prima hermana de la creatividad, como lo es el gusto, el amor o la belleza. Está claro que el cliente manda, pero eso no significa que lo que él prefiera sea mucho más acertado que lo tú propones. Hay que adaptarse.

6.- Humor, divino tesoro

Si ríes, serás invencible. Si lloras de risa, no habrá duda o temor que se atreva a acecharte. Olvídate de lo malo, tómatelo con humor. ¿Cambios de última hora? ¡Pues más tiempo para estar en la oficina de risas! Ya descansaremos cuando estemos ‘cascaos’.

7.- Valora lo que tienes

Si tienes ‘la suerte’ de tener que sufrir comentarios negativos por parte de un cliente, enhorabuena, eres afortunado. Significa que estás currando, que tienes una oportunidad para mejorar y dar lo mejor de ti. Además, pese a todo, un cliente ha confiado en ti. Eso tiene un valor incalculable.

8.- Busca inspiración

Cuando las fuerzas fallen, respira hondo e imagina que todo merece la pena, porque el sacrificio te llevará a algún sitio. Quizás sea un ascenso, quizás sea salir pronto del trabajo para reunirte con amigos. Quizás buscas que ‘esa persona especial’ sienta admiración por ti. ¡Ponte metas!

9.- Tiende siempre una mano

Por lo que tú estás pasando ahora, quizás pase mañana tu compañero. O quizás el destino se porte mucho peor con uno de los dos. El compañerismo es fundamental, es el mejor antídoto y salvavidas del estrés laboral. Piensa que esto es un bache, que no es el fin del mundo y que no hay nada que un abrazo no pueda solucionar.

10.- VIVE LA PROFESIÓN

A pesar de lo negativo, apunta todo lo bueno que te aporta tu profesión durante el día a día. Estoy seguro que puedes llegar a escribir una larguísima lista, pero tenemos la mala costumbre de quejarnos cuando algo no sale como esperamos y no celebrar todo lo que sale bien, que muchas veces representa la mayoría. ¡Sé feliz y disfruta!

No Hay Más Artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR